Comentario al Evangelio 2 de Febrero de 2020

Publicada el 03 de Febrero del 2020

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (58,7-10):

ESTO dice el Señor:
«Parte tu pan con el hambriento,
hospeda a los pobres sin techo,
cubre a quien ves desnudo
y no te desentiendas de los tuyos.
Entonces surgirá tu luz como la aurora,
enseguida se curarán tus heridas,
ante ti marchará la justicia,
detrás de ti la gloria del Señor.
Entonces clamarás al Señor y te responderá;
pedirás ayuda y te dirá: “Aquí estoy”.
Cuando alejes de ti la opresión,
el dedo acusador y la calumnia,
cuando ofrezcas al hambriento de lo tuyo
y sacies al alma afligida,
brillará tu luz en las tinieblas,
tu oscuridad como el mediodía».

 

El mensaje de la primera lectura de este domingo nos introduce en la obligación que heredamos de Cristo de compartir nuestros bienes con todos nuestros hermanos, y, en particular con los más vulnerables.

Entonces surgirá tu luz como la aurora .. cuando alejes de ti la opresión, el dedo acusador y la calumnia…”

Nuestra comunidad conoce la opresión, cada uno de sus miembros ha vivido el dedo acusador de quienes negando el mensaje de Cristo, se han desentendido de sus hermanos homosexuales dando la espalda a una realidad que siendo parte de la naturaleza, también debe ser acogida por todos.

Como cristianos que somos también hemos encontrado en la oración y en la comunión de padres la luz que nos ha permitido acoger la realidad de nuestros hijos y transitar desde sus carencias a una relación que los reconoce en todo su valor como hijos de Dios. 

Gracias Señor porque esta experiencia nos permite todos los días cumplir con tu mandato.


PADIS + Padres


Image title

Comentario al Evangelio 

Lucas 2, 22 - 40.

Uno de nuestros anhelos mas preciados como cristianos es poder ver a cristo Dios en nuestras vidas. Sobre todo en los momentos mas bajos y de necesidad miramos hacia el cielo buscando respuestas a nuestras preguntas.La fe que uno alimenta a través de una eucaristía, oración diaria y trabajo constante por el prójimo nos permitiría mirar con los mismos ojos de Simeón y Ana para poder identificar a cristo. Este Cristo que se nos cruza en diariamente en nuestra vida, así como en la vida de Simeón en la presentación de Jesús. El a pesar de verlo por única vez fue capaz de saber quien era y proclamarlo.Lo que diferencia a Ana y Simeón del resto, fue que ellos tenían, la esperanza de la salvación y la humildad que le permitieron ver a Jesús. No así el resto que esperaban a un mesías mas como un rey y una gran personalidad de aquellos tiempos.

Generalmente, esperamos grandes cambios, y buscamos que lo concreten las grandes autoridades o grandes personajes, cuando el cambio puede estar mas cercano al pueblo e incluso en nosotros mismos. Si nos conectamos con los ojos del corazón, podríamos percibir y dar respuestas a muchas de nuestras inquietudes en los pequeños Cristo que se nos presentan en nuestro diario vivir.  


Francisco 

Padis+